ÚNICO sitio web oficial de la Santa Sede en el Exilio, de Su Santidad el Papa Alejandro IX, en Argentina.

martes, 28 de mayo de 2013

Sermón del Papa Alejandro IX por la Fiesta de la Restauración de la Silla Apostólica

Queridos hermanos, en el día de hoy, 24 de marzo, la Santa Iglesia celebra la Fiesta de la Restauración del Trono de Pedro. No es una fiesta menor, es una de las más importantes del Calendario Litúrgico, ya que en ella, Dios nos recuerda que la Iglesia no puede ser destruida y que la promesa de estar siempre con Nosotros se cumple. Quisiera hacer unos breves comentarios sobre aquel 24 de marzo del año 2006, de la situación que vivíamos y de como estamos hoy. En aquel año, hubo una gran resistencia a poner fin a la Sede Vacante. Una gran cantidad de obispos y sacerdotes predicaron en contra de nuestra iniciativa. Dijeron que íbamos a provocar un cisma, que ibamos a sumar otro antipapa a la lista, que estábamos poseídos por el Demonio, que el «líder», si usaban la palabra «lider» de nuestro grupo era un loco que tenía visiones, tal como el del Palmar de Troya. De nada valieron los estuiod canónicos, las cartas explicativas, los continuos recursos a los obispos y sacerdotes católicos sedevacantistas. De nada valió que viajáramos los sacerdotes y obispos de la Orden de Nuestra Señora de la Compasión a distintos países a buscar entre obispos y sacerdotes fieles el apoyo necesario para una elección Papal. Hubo un acontecimiento que a Nos, personalmente nos impactó. Estando en Ucrania, con un obispo de rito oriental que hacía poco se había convertido al catolicismo, confesó que sabía que una elección Papal era la solución única a la crisis, pero... y aquí vino la sorpresa, aún no era el momento, aún no había unidad. Cuando hace poco, el obispo Juan José Squetino Schattenhofer convocó a los cismáticos a una elección Papal, también topó con las mismas resistencias. Eso que a él tanto lo sorprendió, pudo impactar a nosotros, pero Nosotros, sabíamos en aquel momento que lo que importaba era la Iglesia Católica, era reconstruir la jerarquía de la Iglesia, era tener una Cabeza Visible y entonces habría unidad y reinaría la Paz y el Orden en la Iglesia de Dios... la misma paz y el mismo orden que fue erradicado tras el Conciliabulo Vaticano II, cuando la herejía se apoderó del templo, expulsando fuera a los verdaderos católicos. ¿Hubo infiltrados? Si, los hubo, pero el Espíritu Santo guió el Cónclave y permitió que identificaríamos a los miembros de la Sinagoga de Satanás, para que fueran excluidos de esa reunión milagrosa. ¿Hubo interferencias? ¡Claro que las hubo! obispos, sacerdotes y monjes adversarios a Dios trataron de hacer hasta lo imposible... y la Iglesia Montiniana... la Iglesia Montiniana nos atacó con todo lo que pudo. En dos oportunidades tuvimos que abandonar los lugares de elección, hasta que terminamos en un local, sencillo, muy sencillo, pero donde estábamos seguros de que el Adversario ya no podría actuar. Y entonces ocurrió... No lo olvidaremos... ocurrió el milagro cuando Monseñor Oscar de la Compasión, levantó sus ojos y dijo «Si, acepto», y con ese sí acepto todos elevamos Glorias al Señor... cada uno de nosotros fue hasta donde él estaba y le rendimos homenaje... Perdonen... pero Nos conmueve el alma recordar aquella jornada. Siete años después la situación no es tan diferente: aún hoy millares de sacerdotes y centenares de obispos siguen oponiéndose a la Santa Iglesia. Los cismáticos sedevacantistas, los herejes que reconocen al Anticristo del Vaticano... todos ellos luchan contra la Iglesia Católica Apostólica Remanente, la Iglesia en el Exilio, la Verdadera Iglesia Católica Romana fuera de la cual no hay salvación ni perdón de los pecados. Pero además de los enemigos externos, tenemos los enemigos internos. Muchos de los aquí presentes forman parte de la Sinagoga de Satanás. Hace poco fueron zarandeados cuando descubrimos el complot de Vladeci Pereira Sarmento, «Makarios de Menelik» y quien llegó a ser Cardenal de la Santa Iglesia. Y con él calleron muchos que estaban esperando el golpe del moderno Judas Iscariote para apoderarse de la Iglesia y hacer naufragar la Barca de Pedro. ¡No lo permitiremos! ¡No dejaremos que se apoderen de la Iglesia! San Pío XII no pudo ver que había colocado en posiciones de poder a los enemigos de Dios, a los siervos de la Mentira. Nosotros no hemos cometido ese error. Hoy la Iglesia está asediada, pero fuerte. En siete años hemos ganado en fuerza, en resistencia. Sabemos que Dios está con nosotros, hemos purificado la fe, hemos depurado el clero a base de dolores, de lágrimas... pero lo hemos conseguido. En los últimos años hemos reconstruido buena parte de la jerarquía. Las misiones fueron dejando lugar a las diócesis y las parroquias. La jurisdicción ordinaria ganó terreno frente a la extraordinaria. Vamos en camino a la Unidad Litúrgica, poco a poco las comunidades que eran recibidas con sus propios Ritos Tradicionales han adoptado la Misa Tridentina. Hemos unificado la disciplina tras la promulgación del Código de Derecho Canónico que hemos reformado y aplicado. Las congregaciones religiosas y las ordens han sido reformadas, volviendo a sus estructuras prístinas. Si, hubo traidores, hubo cismas, hubo herejes... y los seguirá habiendo. Pero los descubriremos. Vosotros, fieles, no tengáis miedo. Carísimos fieles: tened fe en Dios, que conserva a la Iglesia sin mancha ni error. Sacerdotes, guardad el Estado de Gracia estando unidos a la Fe Verdadera y Sometidos al Legítimo Sucesor de San Pedro. Obispos, cuidad a las ovejas conscientes de que debéis responder ante Nos y ante Dios Omnipotente. Permaneced unidos a la Comunión de los Santos, porque aquellos que están fuera no perteneces a la Verdadera Iglesia de Dios. Ave María Purísima...